Sistema Reproductor Masculino

El hombre es el encargado biológicamente de fecundar. El aparato reproductor masculino representa una serie de órganos externo e internos cuyas funciones están destinadas a la reproducción humana y la supervivencia de la especie. Cada órgano genital del hombre tiene una función específica y por tanto es necesario conocer cada una para comprender mejor cómo funciona en su totalidad el sistema reproductor masculino.

sistema-reproductor-masculino

¿Qué es el Aparato Reproductor Masculino?

Antes de desarrollar el tema, es importante responder una simple pero muy importante pregunta: ¿qué es el aparato reproductor masculino?

El sistema reproductor masculino es, como se mencionó con anterioridad, el conjunto de órganos encargados de la reproducción humana.

Las estructuras externas e internas del hombre son totalmente distintas a las de la mujer y tienen funciones completamente diferentes, aunque con el mismo fin de procrear.

Mientras que en el caso de las mujeres, su papel en la reproducción es generar un ambiente ideal para que las células de los espermatozoides puedan generar un embrión y a partir de allí desarrollarse.

El papel del hombre es realizar la fecundación y depositar los espermatozoides mediante el encentro sexual.

¿Cómo se compone el Aparato Reproductor Masculino?

Los órganos genitales del aparato reproductor masculino  se constituyen de la siguiente manera:

Órganos genitales masculinos externos:

  1. Testículos.
  2. Escroto
  3. Pene

Órganos genitales masculinos internos:

  1. Conductos eyaculadores.
  2. Conductos deferentes.
  3. Vesículas seminales.

Glándulas genitales masculinas auxiliares:

  1. Próstata.
  2. Glándulas bulboretrales.

Anatomía de los órganos genitales externos del Aparato Reproductor Masculino

La anatomía externa se constituye de la siguiente manera:

Testículos:

Los testículos son dos glándulas con forma ovoide, ubicadas inferiormente al pene en una bolsa llamada escroto.

Tienen alrededor de 5 cm de longitud y 2,5 de diámetro. Su peso es de 10 gramos y se encuentran suspendidas dentro del escroto a través del cordón espermático.

Son las responsables de producir los espermatozoides y las hormonas sexuales masculinas.

Su origen embriológico está dado en el abdomen hasta el momento del nacimiento cuando descienden a través del canal espermático hacia el escroto.

Dentro de cada testículo, los espermatozoides se unen y forman la rete tesis, una red canales formadas por cientos de túbulos seminíferos. Los tubos seminíferos albergan dos tipos de células;

  • Células espermatogénicas: se encargan de producir los espermatozoides.
  • Células de Sertoli: se encargan del mantenimiento a la producción de los espermatozoides.

Diversos conductos nacientes de los túbulos seminíferos se encargan de conectar la rete tesis con el epidídimo. En los espacios que separan dichos túbulos se encuentra un tipo de células denominadas células de Leydig y son las responsables de secretar testosterona.

  • Epidídimos: El cuerpo del epidídimo es el responsables de almacenar los espermatozoides para iniciar la última etapa de la maduración, mientras que la cola se conecta con el conducto deferente para transportar a la esperma hasta el conducto eyaculador para posteriormente ser impulsados hacia la uretra.

Sirven de ayuda en la expulsión de los espermatozoides durante la excitación mediante contracciones del músculo liso.

Los epidídimos tienen forma de coma y miden 4 cm de largo.

Un dato curioso de los testículos, es que, siempre deben mantenerse a una temperatura adecuada para la formación de espermatozoide. Un aumento o disminución de temperatura leve puede causar esterilidad en el hombre.

Escroto:

Se trata de un saco formado por tejido cutáneo cuya responsabilidad es mantener a los testículos en su interior. Se sitúa inferiormente al pene.

La forma de la piel del escroto es rugosa y de color oscuro, con una fascia superficial que contiene una fina hoja de musculo liso conocidos como músculo dartos.

Dentro de cada testículo se localiza el músculo cremáster, se trata de una banda pequeña de musculo estriado esquelético que da continuidad al musculó oblicuo menor.

La función del escroto es mantener a los testículos en una temperatura adecuada, distinta al resto del cuerpo para mantener la producción de espermatozoides en capacidad óptima.

Cuando se está ante la exposición de temperaturas bajas, el músculo datos es el responsable de contraerse para acercar a los testículos al cuerpo y reducir la perdida de calor.

Pene:

El pene es el órgano copulador del hombre por excelencia. Sus funciones varían desde la eyaculación de espermatozoides y la orina.

Su anatomía se compone de la siguiente forma:

  • Glande: se ubica en el extremo superior del pene, tiene un cuerpo esponjoso.

En él glande se ubican un gran número de terminaciones nerviosas que provocan gran sensibilidad para la excitación sexual y el orificio externo de la uretra.

Está protegido por una doble capa de piel que da origen al prepucio.

  • Cuerpo del pene: Se encuentra cubierta por piel, generalmente de color oscuro y levemente adherida.

Consta de tres cuerpos cilíndricos de tejido cavernoso eréctil que se encuentran protegidos por una cápsula fibrosa.

Los cuerpos cavernosos se localizan en ambos sentidos laterales al pene, mientras que el cuerpo cavernoso se ubica anteriormente en el pene, más específicamente en el plano medio y contiene la uretra esponjosa y se encarga de mantenerla abierta al momento de la eyaculación.

  • Base del pene: Ambos pilares del pene se inserta en cada lado del arco púbico. Los pilares del pene se encuentran rodeados por el músculo isquiocavernoso.

El bulbo del pene es la porción adherida en la base del cuerpo esponjoso y se encuentra fusionado a los músculos profundos del periné. La contracción de estos músculos da paso a la eyaculació 

Anatomía de los órganos genitales internos del Aparato Reproductor Masculino

Los órganos genitales interno se constituyen de la siguiente forma:

Conductos eyaculadores: Son dos conductos y cada uno se constituye en un tubo delgado que mide 2,5 cm de largo y su origen es dado próximo al cuello de la vejiga, más específicamente en la unión del conducto de la vesícula seminal y el conducto deferente.

Ambos conductos eyaculadores siguen un mismo recorrido durante su paso por la próstata y desembocan en la uretra prostática. En este punto tienen la responsabilidad de excretar el semen antes de que éste sea expulsado por la uretra.

Conductos deferentes: Se trata de 2 tubos de tejido muscular con paredes gruesas. Tienen su origen en la cola del epidídimo para culminar en el conducto eyaculador.

Su función es trasladar a la esperma desde el epidídimo hacia el conducto eyaculador.

Vesícula seminales: Consta de 2 tubos con una longitud de 15 cm. Formando unas estructuras ovaladas situadas en la base de la vejiga, delante del recto.

Su función es producir secreción espesa así como alcalina y ambas contienen prostaglandinas, fructosa, entre otras proteínas.

Estas secreciones se mezclan con el esperma mientras va por su paso en los conductos eyaculadores.

Estos conductos se unen a los conductos deferentes para formar el conducto eyaculador.

Glándulas genitales Masculinas accesorias

Las glándulas genitales masculinas auxiliares se constituyen de la siguiente manera:

Próstata: Tiene una forma de pelota de golf y está situada en la pelvis, exactamente debajo de la vejiga urinaria y posterior a la sínfisis del pubis.

La próstata rodea a la primera porción de la uretra, denominándose uretra prostática.

Glándulas bulbouretrales: Son dos y su tamaño se asemeja al de un guisante, están ubicadas inferiormente a la próstata, sus conductos tienen un tamaño de 2 a 3 cm y se separan en la porción superior de la uretra esponjosa.

También se les conoce como glándulas de Cowper.

Sistema Reproductor Masculino
Rate this post

Leave a Reply