El esqueleto humano o sistema óseo es el conjunto de piezas resistentes y duras que se unen entre si y tienen como función principal proteger a los órganos internos de golpes.

Estos inician a formarse desde el vientre materno y al nacer, son, en su mayoría de tejido cartilaginoso que iniciarán su endurecimiento durante los primeros años de vida hasta que sean lo suficientemente fuerte para proteger las estructuras internas.

Son en total 206 huesos en el adulto, y están conformados en grandes, medianos y pequeño todos articulados para  generar un armazón y cada uno clasificado según su estructura y consistencia.

Tipos de Huesos

Los huesos se clasifican según su forma:

  1. Huesos largos: su longitud predomina sobre el resto de la estructura, son tubulares y tienen diáfisis y epífisis. Por ejemplo, el hueso fémur.
  2. Huesos cortos: tienen una longitud corta y no hay predominio. Por ejemplo, los huesos del metatarso.
  3. Huesos planos: son totalmente planos. El ejemplo más resaltante son los huesos del cráneo.
  4. Huesos irregulares: son de forma irregular y cortos, por ejemplo las vertebras que conforman la columna.
  5. Huesos sesamoideos: son de dimensiones pequeñas y con función accesoria.

Estructura de los huesos

Las estructuras de los huesos se clasifican de la siguiente manera:

  1. Diáfisis: cuerpo del hueso.
  2. Epífisis: extremos del hueso, se divide en distal, medial y proximal. Dependerá del tipo de hueso.
  3. Metáfisis: es la unión entre la diáfisis y la epífisis.
  4. Cartilago articular: se trata de una capa delgada formada por cartílago hialino que se encarga de cubrir la epífisis del hueso, más específicamente en la articulación con otro.
  5. Periostio: capa de tejido conectivo resistente y denso que cubre la superficie ósea carente de cartílago articular.

Su función es proteger al hueso e intervenir como ayuda en la reparación de una fractura, además participa en la nutrición ósea y sirve de inserción a los tendones y ligamentos.

  1. Cavidad medular: espacio interno de la diáfisis donde se encuentra la médula ósea amarilla grasa.
  2. Endostio: capa que cubre la cavidad medular. Contiene las células que forman el hueso.

Funciones específicas del Sistema Óseo

Aunque su función principal es servir de armazón para proteger los tejidos y órganos internos, como ya se ha mencionado con anterioridad. El esqueleto cuenta con otras funciones de gran importancia, entre ellas:

  1. Movimiento: las articulaciones de los huesos junto a los tendones de los músculos hacen que sea posible el movimiento.
  2. Sostén mecánico: el esqueleto sirve de soporte a los tejidos blandos y son el punto de apoyo de casi todos los músculos esqueléticos.
  3. Homeostasis de minerales: En el interior del tejido óseo yace almacenado el calcio y el fosforo cuya función es dar resistencia a los huesos y además los libera en la sangre para que exista un equilibrio en la concentración de ambos.
  4. Producción de células sanguíneas: en el hueso se encuentra un tejido conectivo denominado médula ósea y su función es producir la hemopoyesis que sirve para producir los glóbulos blancos, rojos y plaquetas.
  5. Almacenar triglicéridos: En la edad adulta, la medula ósea es remplazada gradualmente por la médula ósea amarilla que contiene adipocitos.

Histología del Sistema Óseo

Los huesos contienen una matriz abundante con células que se encuentran muy separadas entre sí.

La matriz se encuentra formada por:

  • 25% de agua.
  • 25% de proteínas.
  • 50% de sales minerales cristalizadas.

Las células que conforman el sistema óseo son las siguientes:

  • Células osteógenas: Son células madre no especializadas que tienen la capacidad de dividirse, las células hijas proveniente de las osteógenas son denominadas osteoblastos y se ubican internamente en el periostio y endostio.
  • Osteoblastos: Son las células encargas de construir los huesos, sintetizan los componentes que se encuentran en la matriz del tejido óseo para iniciar a calcificación.
  • Osteocitos: se trata de las principales células maduras en el tejido óseo, son derivaciones de los osteoblastos que se quedan atrapados en la matriz y tienen como función el intercambio de nutrientes con la sangre.
  • Osteoclastos: Son células de gran tamaño y se forman por la fusión de 50 monocitos, se localizan en el endostio y su función es producir la destrucción de hueso mediante las enzimas lisosómicas con el fin de permitir el desarrollo, crecimiento, reparación y mantenimiento de hueso.

Los huesos no son 100% sólidos, entre ellos se encuentran muchos espacios. Según sea su tamaño y distribución de los espacios, as regiones de cada hueso son clasificados en compactos y esponjosos. Generalmente el hueso compacto está formado por el 80% del esqueleto, mientras que el esponjoso en el 20% restante.

Cartílagos: los cartílagos son elásticos y semirigidos. Posee en su mayoría, sustancia intercelular que irrigación capilar propiamente, es por ello que las células que conforman los cartílagos reciben los nutrientes y el oxigeno mediante la difusión desde el pericondrio.

División del Sistema Óseo

El sistema óseo se encuentra dividido de la siguiente manera:

  • Esqueleto axial: se compone de 80 huesos entre la cabeza, el cuello y el tronco.
  • Esqueleto apendicular: se compone de 126 huesos, entre los miembros superiores e inferiores donde se incluye la cintura escapular y pelviana.

Mención general de los Huesos del cuerpo humano

Los huesos se estudian según su ubicación en las distintas regiones del cuerpo.

Cráneo:
Hueso frontal.
Hueso temporal (porción escamosa y porción petrosa)
Huesos parietal (2)
Hueso occipital.
Hueso esfenoides.
Hueso etmoides.

Cara:
Huesos nasales.
Maxilar superior.
Malar o cigomático.
Maxilar inferior.
Hueso lagrimal.
Palatino.
Cornetes inferiores.
Vómer.

Cuello:
Anteriormente:
Hueso Hioides

Posteriormente:
Atlas (C1 o vértebra cervical 1).
Axis (C2 o vértebra cervical 2).
Vertebra C3.
Vertebra C4
Vertebra C5
Vertebra C6
Vertebra C7.

Tórax:
Anteriormente:
Clavículas.
Esternón.

Lateralmente:
Costillas 1 – 12.

Posteriormente:
Omoplato (ubicada posteriormente)
Vertebras torácicas T1 – T12.

Miembro superior:
Humero.
Cubito.
Radio.
Carpo.
Metacarpos.
Falanges.

Miembro inferior:
Fémur.
Rotula.
Tibia.
Peroné.
Tarso.
Metatarso.
Falanges.

Abdomen:
Vertebras lumbares L1 – L5.

Pelvis:
Ilion.
Isquion.
Pubis
Hueso sacro.
Cóccix.

Columna vertebral:
Está conformada por 33 vertebras cuyos nombres varían según la región donde se encuentran.

Región cervical (7 vertebras cervicales).
Región torácica (12 vertebras torácicas).
Región lumbar (5 vertebras lumbares).
Región sacra (5 vertebras sacras)
Región coxígea (4 vertebras coccígeas).

Vascularización del Sistea Óseo

Los huesos, como toda estructura del cuerpo humano cuenta con un paquete vasculo-nervioso para mantener vivas sus células y poder realizar los movimientos.

Arterias: penetran los huesos por el periostio para irrgar  y nutrir al hueso.

Venas: acompañan a las arterias en su trayecto por los orificios nutricios.

Vasos linfáticos: son abundantes en el periostio.

Nervios: acompaña a las arterias y venas que nutren los huesos. El perioso cuenta con gran inervación de los nervios sensitivos que son responsables de generar dolor. Los nervios vasomotores son las responsables de la vasoconstricción o dilatación de los vasos dentro del hueso y regulan su flujo mediante la médula ósea.

Sistema Óseo
5 (100%) 2 votes