Todos los músculos del cuerpo humano en su gran mayoría funcionan para mover partes específicas mediante la contracción de estos.

Dicho sistema genera un equilibrio para que exista una posición estable del cuerpo, regular el volumen de los órganos, movilizar sustancias internas en el cuerpo y generar calor.

¿Cómo se forma el tejido muscular?

El tejido de los músculos está formado por células denominadas ciocitos que poseen 4 propiedades principales:

  1. Contractibilidad: es la capacidad que tienen las fibras musculares de acortarse.
  2. Extensibilidad: el tejido muscular puede extenderse sin sufrir daños. Por ejemplo; el tejido muscular del corazón se extiende al recibir la sangre proveniente de las venas cavas superior e inferior, lo que causa extensión sin dañar la estructura.
  3. Elasticidad: Es la capacidad del tejido para regresar a su tamaño original luego de la contracción y/o relajación.
  4. Excitabilidad eléctrica: Para logra las contracciones y la relajación muscular es necesario que los músculos reciban información directamente del cerebro.

Anatomía del Sistema Muscular

El tejido muscular como órgano contráctil cuenta con células capaces de elongarse a lo largo de su eje de contracción.

Existen 3 tipos de fibras musculares principales y se forman de la siguiente manera:

  • Tejido muscular esquelético: Es un tipo de musculo estriado. Tiene la capacidad de contraerse a voluntad.

Este tipo de musculo cuenta con grandes números de fibras musculares y las heces de fibras que lo componen se encuentran envueltos por el permisio.

  • Tejido muscular liso: Estos músculos no pueden manejarse de forma voluntaria. Es un tipo de tejido de musculo visceral y se encuentra dentro de las paredes de los vasos sanguíneos, digestivos, linfáticos, en las vías biliares, vejiga, vías respiratorias y útero.
  • Tejido muscular cardiaco: Se ubican únicamente en las paredes del corazón. Sus contracciones son involuntarias y entre cada capa de las fibras musculares del tejido cardiaco se localizan tejido conectivo que contienen los nervios que conforman el sistema de conducción eléctrica del corazón así como distintos vasos sanguíneos.

Otro tipo de tejido que está presente en el sistema muscular son:

  • Tejido conectivo: este tipo de tejido se encarga de rodear y proteger a los músculos y órganos. Más concretamente se trata de una lamina o capa que los sostiene.

Este tipo de tejido los encontramos, por ejemplo, en la separación del musculo con la piel cuya fascia superficial está compuesta por tejido conectivo areolar y adiposo.

La fascia profunda se compone de tejido conectivo más denso e irregular que viste a las paredes de los miembros superiores e inferiores y del tronco para mantener juntos a los músculos.

Por dicho tejido ingresan vasos sanguíneos, vasos linfáticos y distintos nervios directamente al musculo.

Funciones energéticas del Sistema Muscular

El musculo necesita de energía para poder contraerse y funcionar correctamente para ser utilizada cuando el cuerpo lo requiere ya sea de manera voluntaria (movimiento de las extremidades), como involuntariamente (como sucede en el músculo cardiaco).

La obtención de la energía metabólica ocurre de la siguiente manera:

  1. ATP PC o anaeróbico aláctico: Es un sistema que se encarga de emplear reservas musculares mediante ATP y fosfocreatina, sin oxigeno ni ácido láctico.

Es el responsable de generar energía en grandes cantidades en un lapso de tiempo menor aunque con reservas limitadas.

  1. La glucolisis anaeróbica: el proceso de la degeneración de la glucolisis se encarga de obtener energía produce a sin la necesidad de oxigeno que produce ácido láctico como desecho.
  2. Sistema aeróbico u oxidativo: éste proceso se realiza a nivel celular y se encarga de producir energía en grandes cantidades. Necesita utilizar el oxigeno y genera desechos de CO2 y H2O.

La energía obtenida por el sistema aeróbico se utiliza principalmente en actividades de duración prolongada a baja intensidad y es considerado la fuente principal de energía en el cuerpo humano.

Funciones generales del Sistema Muscular

El sistema muscular tiene funciones específicas que tienen un papel fundamental para la vida.

El movimiento, aunque como función principal no es la única predominante. Otras funciones vitales son:

  1. Producir calor: Las células de los tejidos musculares, tienen la capacidad de producir calor mediante el catabolismo. Los músculos esqueléticos son las mayores responsables de generar calor debido a que son de gran número y poseen una actividad elevada.
  2. Mantener la postura corporal: La contracción parcial de los músculos esqueléticos permiten estar de pie, sentarse, ect.

Fuerza Muscular

Se define a la fuerza muscular como a la capacidad de los músculos en contraerse y vencer una resistencia. Se utilidad es de gran importancia para las actividades diarias.

Existen tres tipos de fuerzas:

  1. Fuerza explosiva: Consiste en alcanzar una fuerza determinada en un periodo corto de tiempo, mientras menor sea el tiempo más explosiva es la fuerza.
  2. Fuerza de resistencia: Consiste en mantener a fuerza durante mucho tiempo o con capacidad de repetir la misma cantidad de fuerza varias veces.
  3. Fuerza máxima: Consiste en alcanzar la mayor capacidad de fuerza posible.

Clasificación de los músculos

Los músculos son clasificados según los siguientes aspectos:

Según su ubicación: en este grupo encontramos a los músculos superficiales y profundos.

Según su forma: los músculos clasificados en este grupo son los anchos y planos, largos, cortos, esfinterianos y orbiculares.

Según el tipo de movilidad: Solamente hay dos, los voluntarios e involuntarios.

Según la fibra muscular: conformado por los tres principales; estriados esqueléticos, estriados cardiacos y lisos.

Según su función: La función de los músculos son variadas, entre ellas encontramos; flexores, extensores, abductores aductores, pronadores y supinadores.

Contracción Muscular

La contracción del musculo es posible a través de un estimulo proveniente del sistema nervioso que genera tensión, acortando la distancia entre el origen del musculo con la inserción. Al finalizar el proceso de contracción el músculo procede a relajarse.

El impulso del estimulo excitatorio que contrae a los músculo es desplazado mediante las neuronas motoras hacia el musculo. Más específicamente, el axón de las neuronas se ubica cerca de cada fibra muscular y da origen a la unidad motora.

Entre la neurona y la fibra muscular no existe un contacto directo y se debe a una separación mínima entre ambas.

En este punto el axón neuronal libera a un neurotransmisor denominado acetilcolina que se encarga de viajar hasta la membrana plasmática de la fibra del musculo (o sarcolema) donde se ubican los receptores de la placa motora.

Cuando la acetilcolna se une con los receptores de la membrana, transforma el impulso químico en eléctrico.

Los niveles de calcio aumentan  y los iones son dirigidos hacia los monofilamentos de la miosina y actina. Ambas se unen entre sí para acortar el sarcometro con la constante contracción del musculo.

Este proceso amerita de ATP como fuente principal de energía y para la producción del calor.

Las fibras del tejido esquelético se contraen y se relajan mucho más rápido gracias a estar al control del SNC.

Mientras que las fibras de los músculos con tejido liso tiene una contracción y relajación mucho más lenta por ser manejadas por el sistema nervioso autónomo.

Existen varios tipos de contracciones musculares, entre ellas:

  1. Contracción isotónica.
  2. Contracción isométrica.
  3. Contracción excéntrica.

Cantidad de músculos en el cuerpo humano

Se estima que en el cuerpo humano existen más de 650 músculos. Sin embargo, esta cifra sigue en disputa debido a que se cree que aún hay músculos que no han sido localizados.

Sistema Muscular
5 (100%) 1 vote