Anatomía del Sistema Circulatorio

El cuerpo humano está compuesto por gran variedad de órganos y tejidos, los cuales hacen parte de los diferentes sistemas que ejercen funciones específicas en el organismo. Tal es el caso del sistema circulatorio, quien es de mucha relevancia por las actividades que se encarga de realizar.

Este sistema nos mantiene vivas cada una de nuestras células y esta encargado básicamente del transporte de sustancias nutritivas a través de la sangre a todas las partes del cuerpo. En cada especie de seres vivos este puede variar pero en los seres humanos se compone de los siguientes elementos:

  • Sangre
  • Conductos: Arterias, venas y vasos capilares
  • Corazón

El sistema circulatorio se caracteriza por ser una red de órganos dobles, lo que posibilita el transporte de sangre oxigenada y desoxigenada por conductos diferentes. Esta cualidad se puede notar en el proceso de impulsión de la sangre llevado a cabo por el corazón, pues su parte izquierda trabaja para enviar la sangre oxigenada a los tejidos, mientras que el lado derecho impulsa la sangre desoxigenada a los pulmones para que vuelva a nutrirse de oxígeno.

sistema circulatorio

¿Cómo funciona el Sistema Circulatorio?

Como ya mencionamos este actúa como una sistema doble, pues sus órganos sirven como medios de entrega de nutrientes y eliminación de desechos. Las sustancias nutritivas que hacen parte de este proceso son el oxígeno, dióxido de carbono, hormonas y otros compuestos metabólicos que satisfacen los requerimientos de cada célula.

La bomba impulsora de este sistema se trata del corazón, órgano que en otras palabras es una especie de motor que pone en funcionamiento toda esta maquinaria que posee el organismo. Este se encuentra dividido en su parte superior por 2 aurículas y 2 ventrículos en su parte inferior, cavidades que se clasifican en derecha o izquierda según sea el lado del cuerpo donde se encuentren.

Otro aspecto importante que debemos conocer, es que la circulación se divide en dos categorías: Circulación pulmonar y circulación sistémica. La primera hace referencia a la que se realiza con sangre de procedencia venosa y en ella se proporciona el oxigeno nuevo a los tejidos y se elimina el dióxido de carbono. Mientras que la sistemática se refiere a la circulación que tiene como objetivo transportar la sangre rica en oxígeno a todos los tejidos del cuerpo para que las células de estos se nutran y sigan con su funcionamiento normal.

Teniendo en cuenta lo anterior es más fácil comprender que el proceso circulatorio se da de la siguiente manera:

La sangre es oxigenada a nivel pulmonar, posteriormente llega a través de los conductos pertinentes hasta la aurícula izquierda y pasa hasta el ventrículo izquierdo donde es bombeada a todo el cuerpo para nutrir a las diferentes células. Como resultado de este proceso se recogen sustancias de desecho como dióxido de carbono, que llegan a la aurícula derecha por medio de la sangre venosa, para ser bombeada al ventrículo derecho quien la enviará hasta la arteria pulmonar para que se vuelva a nutrir de oxígeno.

Leave a Reply

En nuestra web tendrás una buena experiencia de usuario, si continuas navegando está dando aceptando las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, ← ingresa para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies